Si bien es cierto que el consumo de la gasolina en automóviles de modelos recientes se ha reducido significativamente, existen una serie de trucos en la conducción con los que es relativamente fácil conseguirlo. Incluso, podemos alcanzar cifras de consumo de combustible por debajo de lo que anuncian las propias marcas.

A continuación, enlistamos algunos de ellos:


Conduce a una velocidad constante. Al mantener una velocidad entre 50 y 70 kilómetros por hora, se estabiliza el cuerpo de aceleración y representa un menor gasto en gasolina.

Mantén en buen estado las llantas. Cuando hay baja presión en las llantas reduce el rendimiento de los automóviles. Para no afectar el consumo de gasolina, se recomienda revisarlas continuamente.

Utiliza la tecnología de tu auto. En el mercado ya existe una gran variedad de modelos que ahorran combustible, como el modo de manejo Eco.